Como romper el “corralito” de las participaciones preferentes de las cajas


Ajuste de cuentas (2)

Por algo se empieza. A la espera de que un lunes por la mañana se despierten los “ahorradores” españoles con un corralito a la argentina, la banca española, para ir tomando el pulso a la situación, ha creado un “corralito” al comenzar a bloquear los fondos de los pequeños ahorradores que invirtieron en participaciones preferentes. El rollo es el de siempre: “por ordenes superiores” los bancos se están amparando en la interpretación, siempre interesada, de unas instrucciones dadas por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y el Banco de España para negarse a tramitar órdenes de venta de preferentes hasta el 31 de diciembre de 2011. Nos tenemos que preguntar que razón se sacan bajo la manga estos supervisores si no es la representación teatral del cómplice que sirve en bandeja a los bancos la treta de hacer creer a los afectados que será a partir del mes de enero cuando podrán vender sin problemas sus participaciones. Con este descaro pretenden contener las reclamaciones hasta finales de este año. Burdo engaño que les tendría que dar vergüenza cuando solo se trata de cuadrar sus propios balances anuales.

Otra pregunta hace falta: ¿Somos tantos y tan imbéciles en este país? En vista de los números la respuesta sería afirmativa sino fuera por la confianza ciega que se le tiene al embaucador que dice ser el director de la oficina bancaria. Si no fuera por este hábil manipulador, finalista en la cadena de mando en bancos y cajas, no habría tantos engaños. De eso se trata, de embaucar a los clientes de buena fe. A este ritmo de colocación de productos engañifa no se tardará mucho en asignar al director de oficina bancaria la misma etiqueta que a los vendedores de coches de segunda mano en los EE.UU. motivo de chistes y chirigotas por su habilidad para el engaño. Nuestro director no sabe distinguir entre sus clientes, que pueden llevar años en la sucursal, aquellos que tengan el perfil inversor como para endosarle el toxico producto de las participaciones preferentes. Es imposible que todos los estúpidos del país se hayan concentrado como clientes aborregados que no saben distinguir entre una inversión a plazo fijo cuando se trata de una deuda perpetua, no amortizable salvo a elección de la entidad y no cubiertas por el Fondo de Garantía de Depósitos. Dicho a las claras: nunca más vas a volver a ver el dinero. Dicho así, ¿Cuantos hubieran comprado el repelente producto? Ni el tonto del pueblo.

A esta altura del acontecimiento de poco vale que en este blog trate de explicar la diferencia, a los ya afectados, entre una variedad de bonos de renta fija y otra. Para empezar, es en el contrato de emisión donde se especifica el compromiso. El contrato que pone encima de la mesa nuestro espabilado director es un contrato de adhesión “firme usted aquí donde está la cruz” redactado de la fecha a la cruz por los servicios jurídicos de la entidad que no dejan ningún cabo suelto. Si alguien pierde será usted amable cliente. A lo tonto, estos espabilados de directores han colocado entre su clientela, ya que tienen cerrada la financiación en el extranjero, 17.000 millones de euros que no es moco de pavo. Los principales: la Caixa con 4.898 millones, Caja Madrid y sucedáneo 3.022 millones, BBVA 3.475 y así hasta completar el total. Veamos entonces la solución ofrecida por la Caixa para tratar de resolver con la magnanimidad que les caracteriza el desaguisado con estos torpes clientes que no entienden cuando se les explica el adiós para siempre de su dinero y que nunca más lo van a volver a ver, y así y todo, asienten mansamente. El estoicismo en estado puro.

La solución ofrecida es el equivalente al conejo de la chistera. Se ofrece cambiar las participaciones perpetuas por un 30% en bonos convertibles en acciones y el 70% en deuda subordinada. Vamos al detalle el 30% está partido por la mitad, tiene dos fechas de aplicación: junio de 2012 y junio de 2013. ¿Que tienen estas fechas de mágicas? La primera corresponde con la exigencia de la Agencia Bancaria Europea de incrementar el ratio de capital más reservas sobre los recursos totales en riesgo. La otra fecha corresponde con la exigencia del Basilea III, un convenio internacional sobre la recapitalización de las entidades financieras. Queda claro que lo que pretende la Caixa es cumplir con el expediente con el dinero atrapado por el malabarismo de “firme usted aquí que hay confianza” Ojo, que los atrapados se la pueden devolver, pero antes acabemos con los detalles de la oferta.

Los bonos convertibles en acciones que la Caixa asegura que son equivalentes al 100% de la inversión, sólo es en teoría. En las fechas mencionadas ya se habrá producido, más que de sobras, la dilución de las acciones. Se pondrán en circulación 1.470 millones de euros en acciones de Caixabank a cambio de nada. Por no hablar de la deuda subordinada que con suerte el mercado secundario pagará el 50% de su valor o mucho menos, y si no, habrá que esperar 10 años para el retorno de su dinero. Menudo negocio para un jubilado. Esta visto que la publicidad es engañosa, la Caixa se esfuerza en difundir en sus anuncios “que la estrella eres tú” cuando muchos de sus clientes se estrellan ante la mesa del director y dejan los dientes. Más les valdría a estas entidades ofrecer a sus clientes aquellos productos más adecuados al perfil de riesgo de sus bolsillos y no utilizar el embaucamiento -a comisión- del director de la oficina. ¿Todos estos atrapados cuando finalmente se liberen de los estragos de la letra pequeña continuaran de clientes en la Caixa?

Veamos lo que se puede hacer para romper este corralito impuesto sobre las participaciones preferentes: Las acciones a emprender, en mi opinión, no están relacionadas con la letra pequeña del contrato sujeto con las participaciones preferentes, ni que “no me lo explicaron bien”, ni que el no retorno del capital es abusivo, ni nada de todas estas reclamaciones que acaban en “aténgase a lo firmado”. Hay otro camino, todos los atrapados son clientes de la Caixa y por lo tanto impositores de la misma. Sería conveniente que le echaras un vistazo al anterior post de este blog: El talón de Aquiles de las cajas de ahorro. Como ajustar cuentas (1). Es posible que una acción en este sentido sea más eficaz que el “por favor” y las protestas frente a la sede central. Anticipo de que va el asunto. Las participaciones preferentes se han colocado entre los clientes de las oficinas bancarias ya que las instituciones internacionales de inversión no han querido saber nada del pestilente producto. Hay una razón para que los bancos y sobretodo las cajas de ahorros se lancen a estafar a jubilados: la perentoria situación en la que se encuentran por su mala cabeza. La realidad contable es mucho más grave de lo que nos hacen creer. Estoy concluyendo una investigación, que concluirá en un post, que pone en evidencia lo que acabo de decir. La prudencia me ha ido frenando pero creo tener la suficiente argumentación para asegurar que la mayoría de cajas y bancos están quebrados, y pongo en duda de que el FROP, el dinero del contribuyente, pueda ser suficiente para la hecatombe que viene encima. A lo que iba, a una síntesis de que pueden hacer los atrapados en las participaciones preferentes.

 No hay posibilidad alguna de que los tenedores del pestilente producto lo vean reflejado en un depósito bancario y muchísimo menos que puedan recuperar, hoy por hoy, su dinero. La letra pequeña, el Banco de España, la Comisión Nacional del Mercado de Valores … moverán un dedo en este sentido. Nadie, lo que se dice nadie, ni ninguna institución, a pesar de ofrecer buenas palabras, proporcionará apoyo y apostará contra la banca. Antes quebrará el país que la banca. ¿Qué queda entonces por hacer? Mucho, el sistema financiero es un gigante con los pies de barro. La transformación de las cajas de ahorro en bancos se ha realizado bajo artimañas y engañifas que pueden ser denunciadas en estamentos europeos y les pueden suponer un severo quebradero de cabeza. Es su punto débil y la letra pequeña su punto fuerte. Para no duplicarme y extenderme innecesariamente me remito al post anunciado en el párrafo anterior. ¿Qué se necesita? La respuesta es la misma aplicada en otros post: alguien con la determinación y la capacidad de organización que movilice a los miles de afectados -no me puedo resistir en precisar timados en su buena fe- dicen que asciende a 50.000 tan sólo en la Caja de Ahorros del Mediterráneo. Entre tanta gente estoy seguro que convive aquel que pueda enarbolar la bandera y dirija el ataque hacia el núcleo del sistema: el Banco de España.

En mi blog: Ataquealpoder.Wordpress.com encontraras el artículo referido y además en la barra “Investiga que algo queda” podrás comprobar la corrupción, en grado superlativo, de la institución venerada como el garante de nuestros dineros. Permíteme que me anticipe a que te sorprenderá la vida y milagros del Banco de España. En esa dirección está el objetivo vulnerable. ¿Puede permitir el Banco de España que un desafortunado cliente de la CAM le endosen un contrato de adhesión de participaciones preferentes con vencimiento a mil años? No hay error se trata del año 3000 y pico.

Acerca de ataquealpoder

Periodista y escritor.
Esta entrada fue publicada en Participaciones preferentes y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Como romper el “corralito” de las participaciones preferentes de las cajas

  1. Oihane dijo:

    Gracias x la informacion. Por lo menos ahora he entendido lo k son las acciones preferentes y el riesgo k si renian aunque a mi me aseguraron que mi dinero no corria ningun riesgo.
    Si en algun momento te sientes con fuerzas para iniciar el movimiento del k hablas, chenta conmigo para lo k haga falta.

    Un saludo y gracias

    Me gusta

  2. maria dijo:

    yo tengo obligaciones subordinadas necesariamente convertibles en acciones por un valor de 6000€, me podria decir si este producto es igual que las participaciones preferentes y como puedo rescatar mi dinero. muchas gracias

    Me gusta

    • Maria: Las obligaciones tienen un vencimiento, será en esa fecha cuando se podrán convertir en acciones. Las participaciones preferentes, en un principio, carecen de vencimiento por lo tanto es una deuda perpétua.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s