Cuanto más se tarde en reaccionar más dura será la caída (1)


Más de la mitad del gasto público se lo llevan el pago de intereses de la deuda y el sostenimiento, de este pozo fin fondo, de la prestación por desempleo. Hemos entrado en fase sin retorno por la cabezonería de la élite del poder económico que pretende cobrar sus réditos por encima de todo. Mientras tanto, Bruselas y la señora Merkel aplican una política homogénea de rigor presupuestario como si los más de cinco millones de parados no existieran. Hemos caído en una trampa donde los fallos garrafales de la construcción europea se minimizan. No existe la válvula de escape que libere la presión de aquellos que se quedan rezagados en las diversas economías con una moneda en común que no permite la devaluación para corregir los desequilibrios presupuestarios. Todo se carga sobre las espaldas, en este caso, de los españoles con reducciones de sueldo para producir, de la noche a la mañana, más barato y ser más competitivos. La solución mágica no se ha hecho esperar el Banco Central Europeo, de diciembre aquí, ha puesto en circulación un billón de euros, una cantidad espectacular para que circule el dinero y llegue al crédito. Tan sólo es una mentira equiparable a los brotes verdes que la clase política veía por todas partes allí donde mirara. El crédito, a pesar de los cantos de sirena, tardará años en llegar. El sistema capitalista ha llegado a colapsar, no se puede perder de vista que todo el dinero que se emite es deuda. Ver post ¿Sabes que todo el dinero que circula es deuda? (2)

Creo necesario puntualizar, de nuevo, que el dinero que se emite no está vinculado a la riqueza producida por el país, en este caso la Unión Europea, si no que su garantía de valor está vinculada a que existe un deudor. Desde el momento que el dinero se emitió y se anotó en la cuenta que la debía un banco, este, cuando prestó a sus clientes se lo deben a él, y así sucesivamente. El dinero que, momentáneamente, tienes en tu bolsillo es tuyo pero ese importe facial hay otro que se lo debe a otro. En definitiva, el papel moneda responde por si mismo ya que detrás de él hay un deudor. Lo que el dinero acredita es que no es papel impreso sin causa y razón. Este básico concepto que el capitalismo impone no permite que llegue el dinero, como préstamo o crédito, a aquel que no es capaz de pagar la deuda. En definitiva, el dinero se emite ya que existe, desde el primer momento, un deudor que cubre el importe facial del papel moneda. Esta es razón más que suficiente para alejar el crédito de nuestro entorno, se necesitan deudores solventes ¿Dónde están?. Se trata entonces de una burbuja crediticia que el Banco de España, el responsable de la supervisión bancaria, no ha controlado la situación presionado por el lobby bancario que pretendía, a toda costa, crecer sin tasa impulsado por los bonus de sus directivos.

Esta situación de crecimiento en descontrol y frenada en caída libre cuando la música dejo de tocar, por mucho que quieran disimularlo, ha llevado a la mayoría de bancos a la suspensión de pagos y otros sobreviven con grandes pérdidas. Financiar hipotecas a 30 o 40 años, incluso más, con tal de poder colocarlas y endeudarse a 2 o 3 años, e incluso a uno, lo ve hasta un ciego. No podía acabar de otra manera, no obstante se viste el muñeco para que los bancos salgan bien parados de la situación que han provocado. La mejor manera de vestir el muñeco, ya que la chusma desinformada traga con todo, es meter en el mismo saco la deuda privada de la banca, la de las compañías eléctricas que no se habla y representa a días de hoy 26.000 millones de euros y cada año se añaden otros 5.000 millones de euros en un Viva la Virgen de un mentiroso desfase tarifario que supone más de la mitad de la generosa contribución a los bancos –estoy preparando un post sobre este descarado atraco a las arcas públicas por los ladrones sentados en los consejos de administración de las compañías eléctricas- la deuda del Ministerio de Defensa que en juegos de guerra se han gastado la friolera de 24.000 millones de euros en la adquisición de los tanques Leopard, los blindados Pizarro, los cazas Eurofighter, el avión de transporte A-400M, las fragatas F-100 y en chorradas varias que provocan una lluvia de comisiones para que en un par de años todo este sensible material sea obsoleto y vuelta a lo mismo. Todo este despelote, y mucho más se añade a la deuda soberana para que los españolitos la paguen sin rechistar.

¿Dónde se protesta, donde se denuncia, donde se les para los pies a este poder que todo lo chafa, lo hunde y entierra? No hay canales, no hay vías de reclamación, no existe una prensa lo suficientemente libre como para llamarles al alto, legiones de periodistas, para ganarse un sueldo, traicionan sus principios, los partidos políticos comen alpiste en sus manos como palomitas actuando en un espectáculo de circo, las asociaciones de consumidores de toda índole parece, en un principio, que se van a comer el mundo para luego diluir su reclamación en la maraña de la justicia que casi nadie cree, una y otra vez al lado del poder que la utiliza como instrumento a su favor. ¿Qué queda una vez mostrado el catalogo de actuaciones? La fuerza bruta. Se que con esta respuesta no voy a satisfacer a alguno, o muchos, de los seguidores de este blog, la fuerza bruta es lo último de lo último ¿Y lo penúltimo que es, ir con el lirio en la mano? Después de que los indignados de la Plaza de Cataluña de Barcelona fueran desalojados en una carga policial, el pasado mes de mayo, a través de una zurra a porrazos a personas sentadas en el suelo en actitud pasiva y filmado con todo lujo de detalles, hay sentencia. El juez de turno no detectó que la carga policial fuera desproporcionada ya que los angelitos que blandían sus porras sobre la cabeza de ciudadanos tenían el urgente mandato para una limpieza del lugar público.

Estamos empezando, a pesar que no se quiera aceptar, una fase de revueltas que cada día irán a más. Los que asaltaron las vidrieras del Banco Popular en el Paseo de Gracia de Barcelona consiguieron una portada del The New York Times. Este tipo de acciones no hace más que confirmar los réditos del uso de la fuerza. Los que apuntan por el orden tendrían que haber promovido una democracia que no fuera la de salón sino una efectiva donde los minoritarios no se vean forzados a emprender el camino de la exclusión social. Todo tiene un límite. Cuando, desafortunadamente, los excluidos se acerquen a los seis millones nadie les haga caso y se cierren todas las puertas. ¿Que tienen que hacer? ¿Ir a una esquina y ponerse a llorar? Se hace urgente recurrir a las ideas, más propia de una revolución que cambie ordenadamente esta situación, que a las algaradas de las descontroladas revueltas. De lo que estoy seguro es que a través de la reforma, al pretender que los que están dentro modifiquen su posición, es un espejismo, una ilusión para los que creen todavía en los Reyes Magos. No hacer nada, esperar que otro mueva ficha es una traición a la inteligencia.

Esta visto que a través de la reforma no hay nada que hacer, en post anteriores he tratado de exponer que la codicia de los señores del dinero ha conquistado, en su obsesión enfermiza, su objetivo prioritario: desmantelar el Estado e imponer su parcela de poder a fiel semejanza de la época medieval en una restauración del feudalismo. La contribución fiscal para el sostenimiento de lo que queda del Estado corresponde única y exclusivamente a la chusma, los señores del dinero esgrimen su privilegio de irse de rositas sin contribuir con sus fabulosos beneficios que por exacciones fiscales, hechas a medida, quedan en nada. Son tantas las empresas con filiales en los paraísos fiscales que se escaquean de su contribución que cuando el IRPF y el IVA se han venido abajo por el paro y el menor consumo, las arcas del Estado se han quedado escuálidas. Solución: más impuestos, más IRPF, más IVA, menos prestaciones sociales. La siguiente solución será más de lo mismo, y en la medida de lo posible más endeudamiento. No hace falta ser un lumbreras para deducir que esta senda nos lleva, inexorablemente, a una confrontación, mal que nos pese, a repetir la historia de unos lobbys tensando el escaqueo fiscal a través de los paraísos fiscales, olvidando que la aristocracia francesa se empecino a vivir del cuento y los demás hasta que acabó como acabó. Hay previsiones que aproximan el paro en los siete millones.

Para ir acabando esta primera parte del post convendría, cada uno a su manera, pensar como hemos llegado hasta aquí, y como el Estado del bienestar se desinfla ¿Ha habido una guerra, una epidemia de peste bubónica, el fuego, la lluvia, las fuerzas de la naturaleza se han confabulado contra nosotros? Nada de esto ha ocurrido. Una respuesta la podríamos encontrar en la domesticación del rebaño. Acabada la II Guerra Mundial y en cuanto se puso en marcha cada uno de los países arrasados por la contienda surgió un pensamiento político que impulsó la creación de partidos con orientación comunista, sobretodo en Francia e Italia, que se fueron diluyendo conforme se instauraba el bienestar social. El peligro comunista dejo de existir cuando definitivamente se derrumbó la Unión Soviética, fue la explosión del capitalismo en estado puro que parecía contenido en los Estados Unidos, pero no tardó en implantarse en Europa. El sometimiento no es en base a latigazos es más sibilino, indoloro e invisible: la deuda. Lo que viene a continuación, como en otras ocasiones, es para aquellos que no han agotado su paciencia, por lo demás según Dante “Todo el oro que existe o podrá existir alguna vez bajo la luna, no daría un momento de reposo a estas almas afligidas”, o lo que es lo mismo: cuanto más se tarde en reaccionar más dura será la caída.

La rapiña simulada en deuda      

La deuda soberana estaba contenida hasta que el presidente Richard Nixon desvinculo el patrón oro de la moneda norteamericana una vez que el engaño se puso al descubierto. El Tesoro de los EE.UU. no tenía suficiente oro en sus reservas como para poder cubrir los billetes que su fabulosa maquina había impreso. Lo correcto hubiera sido devaluar el dólar, si antes hacían falta 35 dólares para que el Tesoro de los EE.UU. entregara una onza de oro, para equilibrar la situación serían necesarios más dólares. Pero se tomó el atajo de desvincular la emisión de papel moneda de las reservas de oro y como garantía se ofreció, a palo seco, la que ofrecía “el Gobierno de los Estados Unidos”. No es de extrañar que cada dólar venga al mundo con la célebre frase “In God We Trust” en Dios confiamos, ya que la garantía que aporta el billete verde es de boquilla, de palabra y ya sabemos que las palabras se las lleva el viento. Pero veamos los efectos secundarios de esta decesión que a primera vista parecía del todo favorable a los norteamericanos.

Agarraros por que viene curva, desde ese mismo momento toda la economía estadounidense se estructuró como un fraude piramidal. Alguna culpa tuvo la fabulosa maquina de imprimir dólares y la codicia sin límites de sus impresores que generaron una colosal burbuja que ramificó en una mega deuda que paralizó el mundo. La delicada maquina del capitalismo funciona a base de equilibrios y limitaciones y el patrón oro era un mecanismo, un resorte de seguridad, para que la maquina no se revolucione hasta descontrolarse. El patrón oro se abandonó por conveniencia de los estadounidenses, tras haber engañado al mundo entero y con estos antecedentes de estafador se auto proclamó garante del sistema. Ver para creer, el zorro se presta voluntario como guardián de las gallinas. ¡Pobres gallinas!. El abandono fue una decisión unilateral, de los EE.UU., que desmonto los acuerdos de Bretton Woods y para nada el mal funcionamiento del patrón oro.

Lo que tenía de bueno el patrón oro era el equilibrio que proporcionaba al sistema capitalista, podría tener otros inconvenientes, no obstante tenía la suprema virtud de evitar el desmadre. La regla básica del patrón oro lo decía todo: no era posible vender a un país que no comprara, de esta forma cada país estaba obligado a mantener en equilibrio su balanza comercial. La regla era simple, cada país vendía aquello que mejor producía, Colombia le vendía café a Francia y esta le vendía a su vez champagne, cada producto tenía su precio y el volumen de la mercancía ajustaba la transacción y tan solo se requería una pequeña cantidad de oro para acabar de ajustar, del todo, el equilibrio. Por esta razón no existían grandes deudas, el sistema no lo permitía, en el fondo no dejaba de ser un trueque que se ajustaba con una pequeña cantidad de oro. No obstante, las sumas negativas de estas diferencias, entre los saldos de país a país, podían acabar por decantar su balanza comercial, es decir, que el valor de las importaciones supera con creces a las exportaciones. Entonces pasaba lo siguiente.

Para ajustar su equilibrio comercial el país se veía obligado a liquidar el saldo con oro que salía de sus reservas. Esta merma de reservas afectaba al valor de la moneda por lo que se veía obligado a devaluarla en la proporción que se habían extinguido su reserva de oro. La devaluación no era el fin del mundo si se tomaban las adecuadas medidas. Al descender el valor de su moneda también descendían, en el exterior, los precios de sus productos, el café colombiano, si fuera Colombia la que se había visto obligada a devaluar su moneda, tenía la ventaja de ofrecer el mismo café a menor precio. La lógica del mercado hacia que se vendiera más, si por otra parte los colombianos reducían el consumo de champagne al resultar más caro por la devaluación de su moneda se completaba la corrección. En consecuencia, se ingresaban más divisas al vender más café y se gastaban menos al dejar de comprar champagne. A través de este mecanismo la balanza comercial se volvía a equilibrar y el país no quedaba endeudado.

El ejemplo más evidente de la contención de la vorágine de la deuda la ofrecieron China y los Estados Unidos. Los norteamericanos vendían muy poco a los chinos ya que estos tenían otras prioridades que comprar productos made in USA. El comercio entre China y Estados Unidos estaba equilibrado con tendencia entre cero y nada aunque los productos chinos eran lo suficiente baratos. El patrón oro impedía las transacciones comerciales si no existía una compra venta reciproca. ¿Qué pasó cuando Richard Nixon tomó la decisión que fuera el voluntarioso zorro el que guardara las gallinas? La respuesta se supone y eleva a certeza la célebre frase “In God We Trust” ya que en otra cosa es imposible confiar. Desde ese mismo momento todo se pudo pagar con los maravillosos dólares que imprime la fabulosa maquina, en manos de los Estados Unidos, que sin limite ni tasa, y tan solo con la garantía del Gobierno, inundó el mundo con papeles de color verde.

Visto con la perspectiva del tiempo cuesta entender que al sistema capitalista se le pudiera eliminar el mecanismo de seguridad, que ofrecía el patrón oro, y todavía durara los años que duró. El abandono del patrón oro permitió a los chinos vender toda clase de productos sin la necesidad de comprar, y los Estados Unidos comprar sin tener que fabricar. Lo que parecía una clara ventaja de vivir del cuento que ofrecía la fabulosa maquina que podía pagar sus deudas imprimiendo dinero se transformó en una pesadilla. Los productos made in USA desaparecieron del mercado y el país se inundó de productos japoneses y chinos que llevaron a las fabricas norteamericanas al cierre y a los despidos masivos. Detroit, la ciudad emblemática de la industria del automóvil, se fue a la ruina. Es evidente que la decisión de Nixon fue peor el remedio que la enfermedad, en lugar de devaluar el dólar se metieron de pleno en una dimensión desconocida con efectos secundarios de carácter letal.

Los enormes costes de la guerra de Vietnam, alargada en el tiempo, y la coincidencia con otro problema sobrevenido provocado por el derroche interior de consumo de petróleo llevó a los Estados Unidos a pasar, de la noche a la mañana, de ser un país exportador de petróleo a tener que importar grandes cantidades. Ambos hechos fulminaron las reservas de oro y el país se fue a la quiebra. Fue entonces, para disimular el estado de bancarrota cuando se echó mano de la fabulosa maquina de imprimir dinero fiduciario. Lo cambió todo, lo que era imposible bajo el patrón oro se transformo, bajo el marco monetario del dólar, en deuda. El resto del mundo se vio obligado a acumular sus reservas en dólares, tanto fue así, que China se convirtió en el banquero de los Estados Unidos. Se entró en fase de esquizofrenia y al menor síntoma que cualquier país viera decrecer sus reservas de dólares los especuladores monetarios se lanzaban como hienas para destrozarlo provocando una caída de su moneda en beneficio de unos sicarios que sin piedad en cada ataque se hacen más y más poderosos.

Atentos a esta aseveración. El desorden de la fabulosa maquina al emitir moneda no está basada en la riqueza producida si no más bien en la capacidad de endeudamiento del mundo mundial. Bajo este concepto el creciente flujo de dólares a todas partes del mundo impulsó la expansión del crédito. Empecemos por el principio, cada dólar que imprime la maquina, más allá del razonable incremento de la producción propia, es un crédito, de los tenedores de la moneda, hacia los Estados Unidos y que la banca internacional se esforzó en idear mecanismos de incrementar sus beneficios a través de multiplicar el crédito. Visto con esta perspectiva se puede entender la obcecación por extender el proceso de Globalización que permitió a los Estados Unidos desparramar, en grado estratosférico, dólares por el confín del mundo.

Cuando los norteamericanos eliminaron el concepto de trueque: los bienes se intercambiaban por otros bienes y tan solo una pequeña cantidad de oro ajustaba la transacción, trajo consigo los desequilibrios estructurales, Japón convirtió la isla en una fábrica y China en una megafactoria. La Globalización iniciada en los años 80 se expandió como un reguero de pólvora impulsada por el dinero falso en busca de la mano de obra más barata. Miles de empresas instalaron sus fábricas en China iniciándose el proceso de desindustrialización que empezó en los Estados Unidos para luego desplazarse a Europa. Una idea genial que destruyó millones de puestos de trabajo y transformo la sociedad por la senda de la precariedad en un camino sin retorno. Unos pocos, los señores del dinero, vieron en progresión geométrica que su pecunia crecía  hasta la estratosfera, a costa de la ruina de naciones enteras obligadas a endeudarse para subsistir. Veremos más adelante los letales efectos de la deuda soberana cargada a sus espaldas.

Para camuflar los efectos de la destrucción industrial y el desempleo masivo se recurrió al bálsamo de Fierabrás impulsado por el sector financiero que permitía un acceso al crédito que estimulaba el consumo a base de importaciones procedentes de Asia lo que hundía aún más la industria en los Estados Unidos. El desenfreno en el consumo llevó a consumir la mitad del PIB mundial y acumular una deuda que desequilibró a la nación más potente del mundo. Tantos, gurús, sabios y “analistos” que predicaron su evangelio particular no fueron capaces de predecir que la enorme ventaja adquirida por los Estados Unidos, de comprar en todo el mundo con una moneda fabricada en casa, podría convertirse en la causa fatal de su ruina. La triste realidad fue que su ruina tenía los efectos letales, y colaterales, de ser la moneda de reserva de todos los países del mundo mundial. Menudo invento.

Para llegar al colapso total los señores del dinero, los especuladores y una caterva de “analistos” tuvieron que bregar lo suyo, no obstante el capitalismo aguantó ataques por tierra, mar y aire. El brazo armado de esta turba de maleantes son las agencias de Rating que con sus interesadas calificaciones de solvencia tan solo servían para descuartizar a su victima empujando al abismo a las entidades con problemas. Su negocio consistía en valorar el riesgo de impago de un producto financiero, un banco, una empresa o un país. En 1975 la Securities & Exchanges Commission (SEC) designó a Moody´s, Standard & Poor´s, y Fitch como únicas compañías para calificar el Mercado norteamericano. Esta bendición se extendió urbe et orbi señalando con el dedo acusador la más mínima perdida de solvencia. A estas agencias se les otorgó un poder extraordinario, el Banco Central Europeo y la Reserva Federal no compraban ningún producto que no tuviera, al menos, dos calificaciones de estas compañías. Con esta bendición las agencias de rating se encaramaron en el cielo y desde allí desplegaban su dedo acusador a semejanza del fresco de la creación pintado, en la Capilla Sixtina, por Miguel Ángel.

A pesar de tanto poder y bendición su criterio parece que se sustentaba a ojo de buen cubero, una aproximación que fallaba más que una escopeta de feria. Calificaron con tripe A, la máxima solvencia, a Lehman Brothers el día antes que se declarara en quiebra. Las pifias en la predicción fueron abundantes, no obstante nadie les paró los pies. Como de costumbre la preguntan del millón se queda sin respuesta. ¿Qué formula aplicaban estas compañías para determinar el grado de solvencia que hacía tambalear a países soberanos? Las agencias consideraban que su formula magistral era secreto profesional, que es tanto como decir que el dedo acusador está teledirigido a conveniencia de los señores del dinero. Las tres compañías, de origen estadounidense, tenían la especialidad de ver la paja en ojo ajeno y ni por un momento vieron la viga en su propio ojo. Los Estados Unidos tiene el mayor desequilibro y la mayor deuda.

Lo que viene a continuación es vomitivo, así, informado de ello toma las oportunas prevenciones para disminuir tu enfado. En el magma del desafortunado asunto está en la billonada entregada a los bancos europeos y norteamericanos que se tuvieron que cargar en los presupuestos naciones a cargo de los contribuyentes. La cuantía del dinero público entregado en bandeja de plata acabó siendo el secreto mejor guardado, una filtración del BCE lo situaba en el 27% del PIB europeo. Bien, nada más entregada la billonada, el brazo armado de los señores del dinero desplegaron el dedo acusador de las agencias de rating que apuntaban, con una perspicacia fuera de lo común, una merma de la solvencia de los países que con más dificultad habían cubierto su contribución en situar su cuota en la bandeja de plata. Elemental querido Watson ¿O no hubiera sido mejor no meterse en la boca del lobo y que las agencias se las apañaran con los bancos?

Para acabar este asunto de la deuda se hace preciso un próximo post con título: ¿Sabes quien tiene en sus manos la deuda española? (2)

Anuncios

Acerca de ataquealpoder

Periodista y escritor.
Esta entrada fue publicada en La insoportable deuda y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

19 respuestas a Cuanto más se tarde en reaccionar más dura será la caída (1)

  1. Olimpia dijo:

    Imagino que la estrella invitada del próximo capítulo será Goldman Sachs… “El esclavismo financiero, fase superior del capitalismo.”
    La verdad es que yo ya no tengo palabras para la situación.

    Me gusta

  2. pichifelix dijo:

    ¿Se ha calculado cuánto es el monto de todos los rescates bancarios españoles y cuáles partidas vienen del BCE y cuáles del erario público español?
    Muchas gracias.

    Me gusta

  3. eridano dijo:

    Tal y como está la cosa, tienes toda la razón lo único que nos queda es salir a lo bruto, no nos dejan otra solución.

    Me gusta

  4. Lo que usted escribe es oro puro y agua transparente. Está muy bien documentado y argumentado….pero yo me pregunto lo siguiente ¿de que sirve manifestarse en las calles si los politicos se lo pasan por el forro y lanzan a la policia antidisturbios?. En Grecia llevan un montón de huelgas generales ¿de que les está sirviendo?.
    El problema es serio, muy grave, pero ocurre que el miedo nos tiene atenazados. El que no tiene trabajo porque no lo tiene y el que trabaja teme perder su puesto y acepta todas las medidas que se le imponen. El sistema capitalista está apretando el cuello del trabajador y del ciudadano de forma sangrienta porque ya no sabe como obtener más beneficios, llegará un momento en que el capitalismo caerá por su propio peso, por sus propias contradicciones o porque ya no será lo suficientemente eficiente como para seguir existiendo, lo malo es que yo me temo que la salida del capitalismo nos puede llevar a un nuevo tipo de esclavismo a un neoesclavismo y eso es lo que hay que evitar a toda costa.
    Ya en la época de la esclavitud los esclavos se dieron cuenta de que no podían ir contra sus amos, ellos sabían que un esclavo sin amo se moría de hambre. La esclavitud no desapareció porque se luchó contra ella sino porque llegó un momento en que le salía muy cara al amo.
    Hay que buscar alternativas y darle la espalda a este sistema, es dificil pero se puede, no mediante la violencia, que no servirá para nada sino con métodos pacificos. Es complicado no seguirle el juego al capitalismo pero es posible.
    Hay que informar al ciudadano, después hay que formarlo, luego hay que denunciar -como hace usted- con nombres y apellidos a los que roban de forma tan descarada y finalmente hay que abandonar esta economía rapiñera y proponer y poner en práctica otros métodos.
    Si luchamos contra ellos les seguimos el juego, no lo hagamos, dejemos que estos buitres, estos tiburones, estos reptiles, se coman entre ellos y actuemos de forma diferente al margen de sus métodos.
    Se puede. Es posible.

    Me gusta

    • Van dijo:

      Estamos ante un gran dilema, mucha gente siente que debería hacer algo, pero ¿qué? Manifestarse de la forma que se va haciendo no va a servir de nada. Expresar la frustración con violencia tampoco. La violencia no sirve contra el fascismo, ya que se retroalimenta de ella. Es justamente lo que están esperando y para lo que están perfectamente preparados, tenemos las de perder. Tomar parte si, luchar si, denunciar si, violencia NO, NO y NO. El camino bueno no es la revolución, sino la EVOLUCIÓN. Hay que actuar de manera inteligente, justamente donde tienen el punto débil, que lo tienen. Disponemos todavía de un cierto tiempo y de momento de las herramientas (internet) para organizarnos, pero no os quepa duda que también caerá. Cada día que pasa estamos perdiendo opciones.

      A mi entender, despues de reflexionar sobre todo esto durante mucho tiempo, lo que habría que hacer (solo sería efectivo si se hiciera coordinado y fuera seguido por una mayoría) sería, muy resumido:

      1) Sacar el máximo de dinero posible del banco. De golpe no van a dejarnos, pero poco a poco, y utilizando diversas estrategias se puede ir sacando pequeñas cantidades y guardarlas en “bancolchón”. Disponemos de un cierto tiempo, pero en cualquier momento puede dejar de ser así.

      2) Hacer acopio poco a poco de productos de primera necesidad, comestibles, etc para resistir una temporada. Sin prisa, mientras vamos sacando el dinero y perfeccionando los detalles de la estrategia.

      3) En un momento estratégico dado, nos levantamos un dia y NO VAMOS A TRABAJAR. Ese día desayunamos tranquilamente y en lugar de ir a manifestarnos, encendemos la TV o la radio y esperamos a ver que dicen las noticias sobre la desobediencia civil que se haya producido. Nadie en las calles, nadie manifestándose, nadie a quien darle un palo, nadie concreto a quien culpabilizar, ni manipular. Dejamos de comprar cosas, dejamos de gastar gasolina, comida tenemos, dinero también para poder comprar más en la tiendas del barrio de toda la vida. No creo que hicieran falta muchos días de huelga para que la casta de este puñetero pais se pusiera las pilas y empezara a tratarnos como personas. Sin violencia. Sé que parece utopía, pero Gandhi hizo algo que parecía una utopía, sin violencia, con inteligencia. Lo más dificil sería organizarnos de manera eficiente para que en un tiempo razonable se fuera difundiendo de forma controlada y se llegara a un alto grado de participación (hasta un determinado momento habría que eludir a posibles personas vinculadas sistema). Utilizar Facebook, redes sociales, blogs, etc., para organizarse sería un tremendo error, aunque en una fase avanzada de la estrategia si que puede ser útil. Necesitaríamos toda la ayuda posible de expertos en varias materias, pero posible es posible. Deberíamos creer en nosotros mismos, somos muchisimos más que ellos, somos la inmensa mayoría.

      Un cordial saludo

      Me gusta

  5. En todo este desastre, si a Estados Unidos se le ocurre ahora devaluar su moneda en un 40 % para compensar (solo un poco) lo que no hizo cuando elimino el patron oro, ¿ en que situacion quedamos?.
    Pintan bastos.
    Gracias por el blog. Explicas en 10 minutos lo que nos ha costado 3 años descubrir.

    Me gusta

  6. Pingback: Cuanto más se tarde en reaccionar más dura será la caída

  7. ektor dijo:

    me gusta mucho tu blog, sigue asi que estas haciendo un inmenso trabajo y todo buen trabajo tiene sus recompensas.
    Un abrazo!

    Me gusta

  8. Xosema dijo:

    Hace sólo tres semanas desde que, leyendo un post del blog ganas de escribir de Torres López, me enteré de su blog y, la verdad, estoy conmocionado por sus revelaciones, sus comentarios y sus explicaciones. Si bien ya era consciente del tinglado montado por los poderes y con tendencia a creerme más las versiones conspiranoicas de la llamada crisis que las proporcionadas por la prensa y medios corporativos, nunca había leído explicaciones tan claras, concisas y certeras. En mi círculo de amistades y de compañeros de trabajo “Ataque al poder” es todo un descubrimiento y objeto cotidiano de comentario.
    Le agradezco que comparta todo este torrente de información y de opinión razonada, cuya divulgación contribuirá, sin duda, a desmontar la gran estafa organizada por la plutocracia que nos dirige.

    Me gusta

  9. samuel dijo:

    Felicidades por este gran blog que sirve para que nos enteremos de algo de lo que pasa.
    Una idea para un post sería la compra de Unimm por el BBVA por 1 euro y el 80% de las pérdidas las pagamos nosotros. A mi me parece otra estafa más.
    Saludos

    Me gusta

  10. Hiedler dijo:

    Estimado Sr.,

    Agradezco profundamente su trabajo y dedicación. Nos encontramos ante el mayor expolio jamás observado en la historia de la humanidad, siendo que a cada paso que doy en el reconocimiento de esta realidad, más siento el hedor de la bestia en el cogote.

    Es simple, es todo mentira, de la cuna a la sepultura vivimos una absurda ficción. Como dice el clásico de ficción, la verdad está ahí fuera, sólo que a casi nadie le interesa buscarla, descifrarla y exponerla.

    http://www.neweconomics.org/publications/where-does-money-come-from

    http://www.neweconomics.org/blog/2011/09/29/why-an-understanding-of-money-creation-is-essential-to-financial-reform

    Me gusta

  11. ricardo rodriguez barilati dijo:

    Si pudiéramos separar la felicidad, del consumo y fuéramos conscientes que no somos esclavos de ningún patrón y que solo lo somos de nuestra vanidad que necesita consumir para presumir, terminaríamos por descubrir que la victoria está en nuestras manos.Como ha habido otras eras esta es la del petroleo, energético no renovable que no hay manera de suplantar de forma eficiente, por lo tanto esta civilización que consumirá toda la energía solar almacenada en forma química desde que existe la tierra en apenas quinientos años está condenada al fracaso. La relación entre dominantes y dominados es una cuestión humana ajena a la economía, la gran mayoría de los hombres cuando tienen libertad no saben que hacer con ella y buscan inmediatamente un amo del que luego reniegan para luego decir en la tribuna que “todos nacemos iguales” pero para que el hombre sea libre se lo debe educar en esa dirección y entonces será consciente que la libertad requiere compromiso, riesgo y enormes esfuerzos.

    Me gusta

  12. ricardo rodriguez barilati dijo:

    Permitir que las cosas sucedan a sabiendas nos hace cómplices. En el caso de España creo que el electorado se ha equivocado, no es aconsejable cambiar de caballo en medio del río. Los sistemas bipartidistas funcionan cuando se difiere en los métodos pero el fin es el mismo. Ahora cuando estamos frente a posturas antagónicas nos vemos sometidos a marchas y contramarchas que hacen eterna la crisis, es urgente un nuevo acuerdo.

    Me gusta

  13. -j- dijo:

    El dinero que manejan no existe lol

    Me gusta

  14. Pingback: El ineludible Gobierno de España en la sombra | Ataque al poder

  15. Howdy! Do you use Twitter? I’d like to follow you if that would be ok. I’m
    undoubtedly enjoying your blog and look forward to new posts.

    Me gusta

  16. Pingback: Terrorismo de Estado, el MEDE ya funciona | Ataque al poder

  17. Pingback: Terrorismo de Estado, el MEDE ya funciona | El mundo de los locos

  18. Pingback: CUADERNO 2º.- La maquina de hacer dinero | Asociación hipotecados activos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s