“Todo era una gran mentira”


427550_333669863336504_315594795144011_859504_20039669_n[1]Cuando Bernard Madoff fue detenido por el FBI lo primero que se le vino a la cabeza fue lo primero que soltó: “Todo es una gran mentira”. Madoff sabía que no podía poner ninguna resistencia ya que había cometido un pecado capital: robar y estafar a los ricos. Por tal afrenta fue detenido, juzgado y encarcelado todo en el mismo pack, si hubiera timado, engañado y robado a la clase media todavía andaría danzando por ahí. A los que el aficionado Madoff robó son una clase de tahúres de las finanzas que no perdonan, son profesionales y siempre juegan con las cartas marcadas, no dan puntada sin hilo ya que actúan a la vista del publico y siempre, sin excepción, difunden su verborrea anestesiante para que los pardillos se atonten más de lo que ya estaban. En estas circunstancias es coser y cantar y el pensamiento dominante en los establishments financieros, políticos y mediáticos santifican la verdad absoluta. Algunas veces se extralimitan y cuentan el cuento de que las vacas vuelan, en otras ocasiones, el cuento aterriza a un argumento manido pero efectivo: el hundimiento de las finanzas españolas se debe al excesivo gasto público realizado en el país durante los años de bonanza en los que se despilfarró el dinero público. Sobre esta realidad incuestionable se citan casos como el del AVE, miles de millones invertidos en líneas de alta velocidad que apenas tienen pasajeros, o en aeropuertos que no tienen ni aviones ni pasajeros, carreteras que no circulan automóviles y no llevan a ningún sitio. Las obras faraónicas tan sólo han servido para que las constructoras dependientes de los bancos se forren con obra presupuestada, como mínimo, dos veces más que su coste, que los políticos de turno se merienden el diferencial y así, de una obra a otra sin importar si circulan coches, si aterrizan aviones o que los trenes trasladen pasajeros. Lo que unos ganan otros lo pierden, no hace falta señalar quien es quien ya que la impunidad esta cómodamente instalada y la corrupción extendida por lo que el derroche de dinero público esta a la orden del día. Si el verbo esta en pasado se debe a que fundieron el dinero sino todavía estaríamos en lo mismo. El “mercado” financiero, los acreedores de la descomunal deuda, ya tienen en el argumento del despilfarro la base de su exigencia de cobro. Disponen de un altavoz que llaman prima de riesgo que mide el grado de insolvencia del Estado español y especulan con él a su gusto y capricho. Los distintos gobiernos que hemos tenido sólo tienen una obsesión: recuperar la “confianza de los mercados”, por lo que se someten a sus designios que son explícitos: “yo primero” en cobrar la deuda y el populacho vendrá después si les queda algo. De ahí la imperiosa necesidad de recortar gasto público a fin de disminuir el déficit y la deuda pública. Aparentemente parece cierto, el despilfarro ha sido evidente pero ¿Es esta la única razón del extraordinario endeudamiento de España?

424520_313438262026625_270305323006586_776611_1336036361_n[1]El crecimiento de la deuda pública ha sido vertiginoso, como ya se ha dicho, hemos pasado de un país sin deuda pública a un país incapaz de poder pagarla, la estructura de Estado ciertamente con 17 Parlamentos es un lujo, pero así y todo, la supuesta exuberancia del gasto público no lo es tanto si la confrontamos con los países de la Unión Europea. Por mucho que se diga, el gasto y empleo público español son los más bajos, tan solo un 10% de la población adulta trabaja en el sector público. En Suecia, llega al 25% y subsisten sin tanta crítica. No hablemos de las pensiones que no son nada del otro mundo, ni tampoco del gasto sanitario ni de otros servicios estatales que son comparables con Europa y siempre a la baja. Por lo tanto no estamos en el paraíso terrenal que la señora Merkel nos sitúa como un sector público que ahoga la economía española, es simple y llanamente una de las falsedades más notorias que se transmiten desde el pedestal de la “verdad absoluta” empecinada en castigar al pueblo español por las gamberradas, robos descarados y una desastrosa toma de decisiones de nuestros gobiernos. En anteriores post ya se ha dado noticia de la gran estafa: los bancos alemanes y franceses se van a la ruina si los bancos españoles no les devuelven la morterada de millones que alegremente les prestaron. ¿Quién tiene que pagar esta deuda si los bancos están en quiebra? Pues, aquí no queda nadie más que el populacho. Para hacer una instantánea de la “verdad absoluta”, influenciada por los lobbys de la banca, donde se discute y critica la concepción actual dominante que ya no considera a los países como entes soberanos, sino más bien como empresas, es decir, sujetas a la quiebra y al embargo. La pregunta del millón ¿Quién les ha dado la facultad de embargo? Los países no son empresas y si España ha perdido la facultad de emitir moneda y poder devaluar para hacer más atractivos, de cara al exterior, los bienes que se producen ya que es la forma tradicional de remontar y equilibrar las situaciones criticas, no obstante, de ninguna manera puede ser tratada de forma mercantil.

ret201212201257_grande[1]Si a los españoles se les llega a decir las lindezas de entrar en el euro tragando la medicina que nos están aplicado de la “devaluación interna” que consiste en la imposibilidad de devaluar la moneda, el euro, y son los empleados españoles los que tienen que reducir sus salarios, que ya estaban lejos de la media europea, nadie, en su sano juicio, hubiera dado su consentimiento. No es tan sólo una cuestión de producir barato reduciendo los salarios sino que además se reducen las prestaciones sociales y se incrementan los impuestos. Un ingenioso método de subyugar a la población a favor de los bancos protegidos por el Banco Central Europeo, que no es banco central ni es nada. Un banco central protege a su país de la especulación del mercado financiero, imprime dinero y con este dinero compra deuda pública a su Estado y maneja que los intereses de sus bonos no se disparen cuando tiene dificultad para venderlos. Los especuladores no pueden contra un Banco Central cuando entra en el mercado y compra muchos bonos, con lo cual los intereses bajan, es más, el tipo de interés adosado a la deuda, cuando el Banco Central actúa como tal, los decide el propio banco y no los mercados financieros. No acaba aquí la cosa, el estupendo Banco Central Europeo, que sigue imprimiendo dinero de la nada (ver ¿Sabes que todo el dinero que circula es deuda? En los archivos del mes de enero) y sin ninguna relación con lo que se produce, simplemente de la nada pero esta alquimia de producir dinero no lo es para prestarlo al Estado español comprando deuda pública, sino para prestarlo a la banca privada a un tipo de interés del 0,75% (a veces un 1%). El negocio, ya pierde su nombre cuando se trata tan sólo de un apunte contable en los libros de la banca privada donde figura que compra deuda pública del Estado a unos intereses elevadísimos 5%, 6% o un 7%. La pregunta ya no es del millón sino del trillón ¿Qué necesidad hay de esclavizarnos con unos intereses que se llevan una cuarta parte del presupuesto?

ImageEl sistema capitalista no tiene ningún sentido, al menos el que actualmente se aplica, no tiene ni pies ni cabeza tan sólo es un negocio redondo para la banca. Hasta hace unos años la deuda soberana era un refugio seguro para los ahorradores e inversores pero los bancos, en esas salas inmensas llenas de operadores frente a ordenadores y teléfonos vendiendo productos financieros, encontraron que atacando, en manadas de lobos, podían especular con la deuda soberana. Nunca les había ido tan bien, saben que cliente muerto no paga y juegan, una y otra vez, a provocar la asfixia al subir, todo lo que pueden, el tipo de interés y cuando parece que la cosa va a reventar aflojan hasta la próxima intentona. Los gobiernos de turno justifican este proceder de que el dinero impreso por el Banco Central Europeo pase por los bancos ya que sirve para facilitar el crédito a las familias y las empresas. Recuerdo, en la primera ocasión que se entregaba por el morro el dinero a la banca, que Zapatero algo sorprendido porque el dinero entregado no se redistribuía en créditos dijo algo así “se trata de problemas informáticos pero en una semana el crédito estará disponible”. ¿Lo engañaban o realmente sabía que estaba mintiendo? Sea lo que fuere, del crédito nunca más se supo. Un país sin crédito esta muerto, con esto está dicho todo, lo sorprendente es que todavía aguante cinco años después. Veamos lo que nos reserva la respuesta a la pregunta del trillón: Si el Estado español hubiera recibido dinero directamente del BCE no habría habido ninguna necesidad de hacer recortes.

yo no me como la deuda copiaPara concretar este extremo nos tenemos que ir al artículo del economista Eduardo Garzón “Situación de las arcas públicas si el estado español no pagara intereses de deuda pública” que ha calculado lo que el Estado español tendría como deuda pública entre el periodo de 1989 a 2011 si hubiera tenido un Banco Central que le hubiera prestado dinero al 1% de interés. Atención a la sorpresa, la deuda pública sería hoy un 14% del PIB en lugar de un 90%. ¿El sistema, es o no es un robo a la ciudadanía?  Lo que unos ganan otros lo pierden, lo ganan los bancos y lo pierde el populacho. Con esa deuda soberana España no tendría los problemas que tiene si se hubiera financiado a través de un Banco Central. Definitivo, no podemos continuar así, llevo ya unos cuantos artículos empecinado en transmitir que es del todo necesario despertar de ese sueño, que parece eterno, mientras nos meten goles a carretadas. Es del todo imposible que nos cuelguen a las espaldas una extraordinaria deuda que no nos corresponde y que se nos exige con recortes presupuestarios mientras se le regala miles de millones de euros a los bancos, se silencia la compra de material militar por otros miles de millones, se les permite a las eléctricas que nos estafen con el déficit tarifa y suban continuamente la luz, el suma y sigue continúa hasta el infinito con lo que el repertorio sería largo. Tenía razón el espabilado de Bernard Madoff cuando afirmaba que Todo es una gran mentira”. El próximo post será una continuación de éste por lo que avanzo que se trata de la deuda odiosa y va acompañado de una agradable sorpresa. No te lo pierdas.

Reflexiones de una doctora

2b60cb6b87355b4f763f78d55cb3acf9_S[1]Espero no importunar con este correo, pero creo que la situación es muy grave y hay que dejar de mirar para otro lado como si no fuera con nosotros. Gracias. Soy médico. Estudié medicina porque me gusta ayudar a las personas a sentirse mejor. Es una inmensa satisfacción cada vez que un paciente me mira a los ojos y me dice “Gracias, Doctora”. Esa sensación que me invade no tiene precio y bien merece los años de estudio y las noches sin dormir. Desde hace unos meses, sin embargo, ya no puedo disfrutar de esta sensación. Poco a poco han ido desapareciendo compañeros a mi alrededor; la enfermera que se preocupaba de si el enfermo dormía bien o no le sentaba bien la medicación, la auxiliar que daba de comer al anciano diciendo “vamos, Don Antonio, un pizquito más para ponerse bueno.”; el celador que llevaba a los enfermos al quirófano mientras le contaba chistes para aliviar sus nervios; el médico compañero siempre dispuestos a resolver cualquier duda o a cubrirme si me enfermaba. Muchos ya no están. Además, los pacientes ya no dan las gracias. Los pacientes ahora dicen “Pero Doctora, ¿cómo que ya no hacen la prueba que necesito por falta de personal?”, “¿Cómo es que la mascarilla esa, más barata, no me asegura bien el oxigeno?”, “¿Cómo es posible que no me haya operado después de un año?” Y los familiares, preocupados dicen: “Pero Doctora, ¿cómo es posible que no haya sábanas ni pijama para mi padre?”, “¿Que se va a tener que quedar en el pasillo una semana?”, “¿Cómo cuido de mi madre mientras trabajo si los centros de día han cerrado?”. Esto es lo que ahora me dicen mis pacientes. Y se enfadan conmigo. Yo les explico que no es culpa mía, pero no comprenden que su salud tenga que ver con el dinero. Y es que no debería tenerlo.

k1882657[1]Soy medico, mi horario de trabajo es de lunes a viernes de 8 a 3, y una o dos guardias a la semana de 24 horas cualquier día de la semana. Esto suponía unas 100 horas semanales. Sin embargo, ahora tengo que quedarme 2 horas y media más a la semana. Y además, como mis compañeros se han ido marchando pero hay el mismo número de pacientes, debo quedarme una o dos horas más al día porque no trabajo con muebles, sino con personas, y no se pueden quedar para mañana. Si sumamos, querido paciente, trabajo unas 110-115 horas cada semana. Y además, ahora resulta que mañana me pueden llamar para decirme que me trasladan de isla de forma indefinida y sin previo aviso. ¿Cómo le explico esto a mis hijos? Eso sí, me pagan un billete de ida y vuelta al año. Además, ahora dispongo de la mitad de días al año para asistir a cursos de reciclaje. Y firmo el contrato mes a mes. Este mes mi familia come, el otro no sé. Me dicen que tengo que gestionar adecuadamente los recursos, pero se niegan a decirme cuánto vale cada prueba que pido. Veo cómo cada vez más pacientes se derivan a los centros privados para pruebas y operaciones. La semana pasada, el sindicato médico le preguntó a la consejera de Sanidad cuánto valía hacer una radiografía en la Sanidad pública. No supo responder. ¿Cómo es posible que gestione y haga recortes en un sistema una persona que ni siquiera sabe lo que cuesta aquello que está recortando? Hace casi un año que le presentamos a dicha consejera un completo dossier con medidas donde se podía ahorrar sin modificar el número de personal, las prestaciones ofrecidas a los pacientes ni las horas trabajadas. Porque nosotros sí sabemos lo que vale una radiografía, y por tanto sabemos dónde se puede recortar. Ni siquiera fue capaz de leerlo.

k1962740[1]Sin embargo, a pesar de trabajar más horas de las que ya hacía, mi sueldo ha ido disminuyendo escandalosamente: un 7% en 2010, un 5% en 2011 y un 5% en 2012. Además, me han aumentado el IRPF un 5%. Ahora planean pagarme la hora de guardia a 10 euros: menos que una empleada de hogar. En total, percibo un 21% menos desde hace menos de dos años. Más que en ninguna otra comunidad. Y seguirá bajando. Por lo visto, querido paciente, mi dedicación a usted, el preocuparme por su salud, el pasarme la noche en vela, no merece respeto. Según el Ejecutivo, me merezco no tener herramientas para tratarle, me merezco dedicar menos tiempo por cada paciente, me merezco no descansar después de trabajar más de 24 horas despierta, me merezco no poder actualizarme y aprender para tratarle a usted, me merezco no ver a mi familia y que me trasladen de isla. Pues debo estar haciéndolo fatal. Querido paciente, hay 446.357 políticos en nuestro país, por lo visto necesitamos tres veces más gente que Alemania para llevar España. Debe de ser un país muy complicado el nuestro. Sin embargo, el Ejecutivo considera que es más importante mantener los sueldos desorbitados, transportes, móviles, dietas y tarjetas de estos señores que su salud. Y para colmo no saben ni lo que vale una radiografía.

insumos-medicos-300x300[1]Exija usted que no se pisoteen sus derechos: usted tiene derecho a tener sábanas y un pijama, a no tener que esperar un año por su operación, a que el médico que lo trate no lleve sin dormir 30 horas. Tiene derecho a que el dinero de nuestros impuestos se gaste en la prótesis que usted necesita para caminar o en el tratamiento de insulina de su hijo y no en el hotel de cinco estrellas de un congresista. Querido paciente: ambos, usted y yo, estamos en la misma lucha, una lucha por un sistema de salud público y de calidad. Ahora es el momento de exigir. Si nos dejamos ir, el sistema de salud que siempre hemos tenido, desaparecerá para siempre. Tanto a los trabajadores como a los usuarios del sistema de salud nos están maltratando, nosotros no podemos seguir trabajando en estas condiciones y usted no puede seguir sufriendo las consecuencias de estas condiciones. Los trabajadores solos no podemos contra esta situación. Únase a nosotros y luchemos por lo que es nuestro; si dejamos morir la Sanidad pública, ya no la recuperaremos más. Contamos con su apoyo?

Por favor, difunde estas reflexiones de la doctora, nos ayudaran a todos.

 Próximo post: La corrupción y la deuda odiosa

Anuncios

Acerca de ataquealpoder

Periodista y escritor.
Esta entrada fue publicada en La insoportable deuda, Uncategorized y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

13 respuestas a “Todo era una gran mentira”

  1. dani...él dijo:

    Mentiras hay tantas que las financieras no dejan de ser una simple gota en el océano. Digamos que forman parte de un estilo de vida, de una organización social y política determinada. En cuanto esas estructuras tambalean resulta que todo era una absurda locura. Síntoma inequívoco de que algo está cambiando, al menos en nuestra percepción de la realidad.

    saludos

    Me gusta

  2. Rafael_F dijo:

    Luego de agradecer a la doctora y en su nombre al resto de los cuerpos sanitarios cuanto han hecho por nosotros, hacerla unas precisiones por cuanto su formación matemática deja algo que desear.
    Si tenemos en cuenta que trabaja cinco días a la semana, siete horas diarias, hablamos de 35 horas. Si suponemos que la tocan dos guardias en fin de semana, serían 48 horas más lo cual supondrían 93 horas semanales pero también podría suceder que la tocara una sola guardia semanal que cayera, por ejemplo, en lunes con lo cual sólo podría añadir 18 horas más semanales. Así, sus horas semanales estarían entre 53 y 93 horas que no son pocas precisamente aparte que soy de quienes piensan que los médicos y demás personal sanitario de guardia deberían ser distintos a quienes hacen el horario normal. A esas horas habría que añadir las dos horas y media de más que deberán dedicar a partir de ahora y eso sin contar las horas “extras” que hacen por simple dedicación a sus pacientes.
    También recordar que los de los 446.357 políticos es un bulo que se ha extendido para desprestigiar a los políticos… y la verdad es que no hacen falta bulos para desprestigiar la labor de tantos y tantos políticos. La verdadera cifra de políticos viene a ser la quinta parte de los cuales la inmensa mayoría son concejales de pequeños pueblos que no cobran absolutamente nada por su trabajo.
    Saludos

    Me gusta

    • Laura dijo:

      Número actual de diputados 350
      Número de senadores 266
      http://es.wikipedia.org/wiki/Congreso_de_los_Diputados_de_Espa%C3%B1a
      http://es.wikipedia.org/wiki/Senado_de_Espa%C3%B1a
      Con la suma me salen mas de 446.357, y sin contar las 17 autonomías con sus respectivos parlamentarios.
      Que supongo que todos ellos son politicos, pertenecen a un partido politico, su “trabajo” es hacer politica y su sueldo se lo pagamos entre todos, y la nomina sube bastante cada mes para lo que hacen y teniendo en cuenta que muchas veces ni aparecen por alli.
      Me parece que no hace falta hacer correr bulos para desprestigiarlos, en primer lugar no son bulos, y en segundo lugar ellos solos se bastan y sobran para este menester.
      Ahora bien si Vd. considera que diputados, senadores y parlamentarios de los 17 autonomias no son politicos, entonces igual si las cuentas no son estas.

      Arreveure

      Me gusta

    • Javier dijo:

      En la desmesurada cifra de políticos se incluyen la infinidad de cargos de confianza que hay en este pais, la infinidad de puestos para amiguetes, familiares y demas…. El despilfarro del que habla la doctora no hace falta que nos lo cuente nadie, se ve en cualquier guarida de políticos sin escrúpulos, lujos que pagamos entre todos para que ellos los disfruten, mientras a nosotros nos niegan lo imprescindible…. La connivencia de la casta con las grandes empresas, legislando para mejorar la cuenta de resultados de los ricos o muy ricos, grandes empresas que cuentan en su nómina con los crápulas que legislaron para ellos, traicionando al pueblo de borregos que somos….

      Me gusta

  3. marga dijo:

    QUIEN NO SEPA GESTIONAR A LA CALLE. Politicos buenos o malos serviles o no por sus hechos los conocereis. HAY DINERO y mucho tirado y malgastado. La sanidad publica no es gratuita porque la pagan los españoles, deficiente y mal gestionada por cargos politicos. En España nada es gratuito. Ahora los politicos no tienen dinero, porque tienen que cobrar unos sueldos de escandalo e instituciones que no sirven para nada, a los banqueros que pierden mucho haciendo sus obras de caridades y un largo etc. FIJATE LOS POBRE POLITICOS SI ESTAN SACRIFICADO, QUE NO SE QUIEREN IR DE LAS POLTRONAS

    Me gusta

  4. JesRICART dijo:

    Desear y esperar “la confianza de los mercados” es uno de esos tics lingüísticos que ha pasado al costumbrismo discursivo de una élite política. Su pasión por tirar piedrecitas al mar cargadas de deseos es conocida, los resultados también. Si, sí, venimos oyendo hablar de la recuperación desde el primer trimestre de la crisis. ¿Confianza? ¿Mercados? …computando…veamos lo que quiere decir: Los mercados son un eufemismo, no existen los mercados independientemente de quienes hacen las transacciones en ellos. Hablar de mercados no es hablar de edificios o índices bursátiles o precios de productos o inter equivalencias de divisas, hablar de mercados es fundamentalmente hablar de individuos humanos que son los que se reparten la multitud de roles en todos los gestos transaccionales. Desde siempre se había hablado de la confianza de los mercados, desde antes de la crisis también. ¿Qué significa exactamente esa confianza? Que todo lo que se produzca sea absorbido y que todo lo faltante que sea demandado sea producido. Lejos de esto, mientras la vocecita de loro hace sus gorgoritos en las ruedas de prensa o en las declaraciones gubernamentales el mercado real no para de cerrar posibilidades: pequeños y no tan pequeños locales bajan sus persianas para no volverlas a subir, miles de autónomos y PYMES terminan con su paciencia de continuar interviniendo en la dura competencia por la supervivencia, millones de exasalariados se cronifican en el paro laboral esperando que alguna pitonisa les ponga fecha de final al calvario de su marginación. Entretanto, las lumbreras del ejecutivo gubernamental no tienen otra política que la de incrementar los precios reales por la vía de la subida de impuestos o siguen cumpliendo con sus planes de militarización o inversiones en sectores improductivos como ejercito e iglesia. Los gubernamentales y sus séquitos necesitan un relevo inmediato. No me extrañaría que cualquier DIA de estos el presidente en funciones se pusiera a hacer pucheritos ante las cámaras dadas las caras de amargura y de idiocia que pone. Como acto institucional daría motivos de risa para todo un año pero eso no nos sacaría del atascadero. ¿Cómo van a tener confianza los mercados? Las gentes que más dinero mueven lo van a hacer sobre seguro y no en un país en que en lugar de facilitar la dinamización de las ideas y la emprenduría de nuevas empresas, las dificulta totalmente. España ocupa uno de los últimos lugares en un ranking internacional comparativo que mide las facilidades para crear nuevas empresas, es decir es el país más burocrático y obstaculizador de la iniciativa privada.
    El mercado existe a partir de dos personas que hacen un trato en relación a un objeto. Ese es el esquema base, luego se complejiza una barbaridad pero en el ultimo de los baremos estadísticos y de los índices de seguimientos de haberes y débitos, de beneficios y pérdidas, seguirán siendo dos partes las que negociarán acerca del asunto material por el cual se relacionen. La compraventa de objetos y servicios (desde los más básicos a los más complejos: desde el kilo de hortalizas en la tienda de al lado a una propiedad de lujo y con piscina en las Bahamas) ha configurado una determinada cultura del consumo y sobre todo del posesionismo hasta extralimitarse como una de las obsesiones mas patológicas de toda la época. Con el supuesto canto de sirena de la reactivación de los mercados se nos está diciendo que no temamos, que las cosas volverán a como eran antes en pleno apogeo del desarrollismo disfrazado de bienestar, que no nos faltará ni dinero ni empleo para poderlo adquirir todo incluyendo lo que no nos sirve de nada.
    Si la realidad en su conjunto es discutible como coherente la realidad capitalista en particular es uno de los fraudes más bien maquinados de la historia. Se han fetichizado unas cuantas frases para desproveer de sentido común básico ala generalidad de las gentes. ¿Para qué quieres que se recuperen los mercados? ¿Parta seguir saturando los viales públicos de más coches y más velocidad y más emisiones de CO2? ¿Para tener un empleo seguro de por vida y comprarte una segunda casa en la costa a la que solo irás un mes por año si vas? ¿Para comprar más de lo que tu estómago y sistema abdominal aguantan y necesitan, o acaso tienes dos estómagos y 100 metros de intestinos? ¿Para hacer horas extras y llegar a casa rendido encontrándote los niños acostados y sin tener tiempo de disfrutar de su infancia ni ellos de tu paternidad?
    Se nos coloca el camelo de la recuperación de los mercados para que haya bonanza para todos y no tengamos que privarnos de nada. Pero, ¡bueno! ¿No te sobra la mitad por no decir las 9/10 partes de las cosas que tienes y no usas? No olvidemos que ninguna cuenta monetaria en un banco ni todo el patrimonio que podamos acumular es lo que da las garantías del futuro o la salud. Más bien la salud física (mucho más la psíquica) pasa por consumir menos y tener mas tiempo de disfrutar del tiempo, de los espacios, de los momentos. Los mejores placeres no son los que pasan por los lujos, en realidad el mejor lujo pasa por los placeres gratis: la conversación, el sexo, los paseos, la tranquilidad, la hamaca, el humor, la observación, el senderismo. La felicidad no se compra (reza una pancarta de Arran a la entrada en una rotonda de Matadepera), la construyes tu, depende de ti, no de ir al híper a rellenar el carro ritualístico en el que cargar de objetos que son discutibles e innecesarios en gran parte cuando no dañinos y perjudiciales. Claro al sistema le interesa que seamos compradores pero al mismo tiempo nos impide el acceso al trabajo asalariado con lo cual su mono discurso tiene categoría de chiste, su contrasentido es total y la sabiduría se desplaza al lado de la sátira y del gremio de los cómicos. Si hay políticos serios debemos buscarlos en sus filas no en las de los políticos de cargo que cobran por ejercer sistemáticamente y sin autocrítica alguna la negligencia. Todos los políticos con cargos con sueldo que en su primer año de carrera no hubieran protagonizado mejoras concretas para la colectividad deberían pasar por el tribunal de ajuste de cuentas. No nos interesan que disimulen haciendo de caga-rutas borregueras recitando las mismas tópicas frasecitas. Si no tienen nada que decir que no se copien los titulares de los años anteriores. Algunas por cierto (como la tal Baeza, la minister lady de “Empleo”) dice que todo va bien, lo que recuerda aquella otra frase famosa de la asnaridad del “España va bien”. ¿De qué otra realidad viene esta gentuza que cree que por el hecho de recitar un guión mal aprendido ya se van a recargar los entusiasmos profesionales e inversores para relanzar los mercados? En el planeta tierra y en particular en este país que da al Atlántico y al Mediterráneo y se consideraba en pleno derecho de ser socio europeo llevaba décadas dirigido por mandantes. Mientras el estado sea la primera mafia organizada del país el país no tendrá futuro.
    Venimos diciendo desde hace tiempo que vivir en las Españas no es un motivo de orgullo más bien lo es de pena y de humillación. Pero nosotros somos los humillados, somos las víctimas, somos los ofendidos, somos los exclusos de la historia y de la sociedad por culpa de los mangantes de la realidad que la enmascaran. Las cifras son las que son (aunque no las controlamos todas y cuando las dicen es demasiado tarde) y cada familia brega con su tragedia particular y su poder adquisitivo limitado. Lo malo de que sea limitado es que no se pueden acceder a bienes básicos y lo bueno es que nos emplaza a que hagamos repaso de nuestros comportamientos y reaprendamos a vivir más con menos.
    Si el final del túnel de la crisis es volver a tener más polígonos industriales con mas naves a plena actividad, mas coches con motores de combustión en la red viaria, mas toneladas de aviones flotando en el espacio, mas trenes de alta velocidad (en China acaban de inaugurar una línea de miles de kilómetros (2,3) entre Pekin y Canton). Si la vuelta al desarrollo y al mercado boyante pasa por perforar el subsuelo (ya hay exploraciones en curso en el pre-pirineo catalán) buscando mas petróleo y gas en lugar de avanzar en investigaciones energéticas alternativas (iniciadas hace ya 40 años) en lugar de reaprender la lección maestra de todas: vivir para el placer y no sacrificar el placer por el tener y por este dejar de vivir. Si la recuperación de los mercados tiene por precio seguir con el incremento de las tasas de cánceres, las de estrés, las paradas cardiorrespiratorias, la accidentabilidad y los suicidios ¿Por qué no replantearnos la cultura dominante de vida y vivir desde otra óptica más natural y relajada?
    En el mejor de los casos que se recuperaran estos mercados se nos chantajearía en masa para a cambio de la seguridad material (más producciones y más compras) seguir vendiendo nuestras almas, es decir nuestros espíritus de autonomía personal, a los vendedores de falsas esperanzas. Para la óptica capitalista no hay otra que la resurrección del capitalismo, es decir seguir practicando sus lógicas de una economía de beneficios discriminados caiga quien caiga en el proceso. Para la lógica humanista no habrá resurrección humana hasta que las gentes aparquen sus ambiciones posesivas y aprendan a compartir, a compartirlo todo por un principio elemental de intercambios extensivos a todas las áreas de la actividad social.
    El mercado por reautentificar es el del ámbito del tú a tú (siendo dos individuos o dos empresas, pequeñas o grandes, o dos biorregiones, o dos naciones) donde se pueda restablecer la confianza real en cada transactor a partir de la convicción de que no va a estafar al otro.
    En cuanto dejemos de vivir en una sociedad de estafadores superaremos un sistema estructurado en el fraude. La presión de los grandes lobbies está conectada en la abigarrada psicología colectiva a las formas de actuación fraudulentas a pequeña escala de quienes se aprovechan de sus presas propiciatorias.
    En resumen, lo que es definido como solución por los gobiernos es un ataque a la inteligencia. La recuperación de los mercados tal como se conociera antes será volver a lo de antes: sociedades superinfladas de inutilidades, con lo que en “el mejor de los casos” se estaría reproduciendo existencias malditas y no vacías. Su no recuperación sigue dando la oportunidad de aprender a vivir con otra filosofía existencial mas centra en las experiencias y menos en las cosas, mas centrada en las personas y menos en los estatutos de clase.
    Los mercados seguirán siendo coordenadas tramposas y los escenarios de los engaños mientras las gentes no cambien el chip mental. Hemos de reaprender a volver a los tiempos del honor y del valor de la palabra (si es que alguna vez existieron aquellos tiempos) o de inventarlos de nuevo priorizando más la calidad del objeto a transaccionar o el servicio ofrecido que al beneficio conseguido. Este principio universalizado cambiaría (cambiará, diré en horas optimistas) la historia humana y la faz del planta social.

    Me gusta

    • John Connor dijo:

      Siento decir que llegados a este pinto y por descanellado que parezca , la unica opción que nos queda es una revolución armada . Algunos olvidan que a lo largo de la historia los grandes avances sociales y de derechos siempre se han pagado con sangre . El mundo es salvaje y despiadado y no civilizado como nos hacen creer , cuando me hablan de civilización lo unico que veo es manipulación . Veo mas humanidad y en una manada de lobos que en una de nuestras mal llamadas civilizaciones de pacotilla donde unos se comen a otros y la mayoria se queda de brazos cruzados esperando no ser el siguiente (M I E D O ) es lo unico q veo mire a donde mire , y os decis libres? un hombre libre no teme pelear por lo que es suyo . Pero como ya estoy harto de hablar para necios q asienten con la cabeza pero no hacen nada decidi largarme de esta mierda de pais por q gracias a dios me se buscar muy bien la vida y a los que se quedan y no hacen nada ni se unen para cambiar las cosas pues que los parta un rayo by!!

      Me gusta

      • Néstor ESTEBENZ NOGAL dijo:

        presento el articulo de W.Sumionda.
        (R)evolución Pacífica frente la apología de la insurrección armada.
        Si en obstetricia se habla y se prepara el parto sin dolor, en sociología está implementada la idea de revolución sin violencia. No hay una posición unánime al respecto y no la habrá mientras la espada damocliana del sistema penda sobre nuestros cuellos. Ciertamente, las voces a favor de la revolución armada no se esconden y previsiblemente irán en aumento. Se recurre a la violencia cuando se descarta la eficacia de todas las demás usos del pacifismo: desde la diplomacia a las protestas tranquilas. Quienes hemos ido a las manifestaciones (en una coyuntura política o en otra) y hemos recibido sin justificación alguna los golpes de la represión tenemos motivos para responder a esa dialéctica. Solo un análisis sereno, exento de rabia pues, y muy estricto de las graves consecuencias de la violencia nos impide devolver golpe por golpe. Eso no significa que los profesionales de la violencia sistemática cuyos oficios concentran un entreno militar o paramilitar los reconozcamos como peligros anti-personas y tengamos serias dudas de que puedan algún día recuperarse como personas y ciudadanos de bien, pero entrar en su dialéctica ese es otro asunto completamente distinto. Estoy inequívocamente posicionado a favor de la revolución pacífica, la revolución consciente por la conciencia general, la revolución democrática para que nunca más nadie quede fuera de los asuntos de estado y se le ningunee como víctima a perpetuidad. Estoy por la (R)evolución, con la erre metida entre paréntesis para indicar que sin evolución consecuente no habrá transformación radical y que esa evolución tampoco se puede demorar eternamente. La opción pacifista, no obstante, tampoco significa hacer apología del martirio o la de dar la espalda a quienes no tengan escrúpulos para dispararte por la espalda. El pacifismo significa tener la inteligencia colectiva y el poder organizativo para impedir que un solo psicópata multihomicida no ponga bajo el terror y en fuga a toda una comunidad social. Para mucha gente, en cambio, revolución ya implica insurrección armada, para otra gente –entre la que me encuentro, insisto para que no haya ninguna duda ante ningún contrario, polemista y/o espía- ninguna revolución ha quedado garantizada por la vía armada aunque durante una época unas gentes armadas vencieran al ejército instituido.
        Me temo, que la apología de la violencia y su puesta en práctica lo más que puede conseguir es la desestabilización caótica de una situación y una intercompetencia de rivalidades entre nuevos clanes violentas que se repartan un supuesto ejército popular, fórmula que me parece inviable. En la actualidad las guerras de trincheras o de barricadas son obsoletas. Los frentes más importantes de lucha son los mediáticos y los informáticos. Ganará la verdad que permita constituir una nueva sociedad en cuanto sean los criterios más justos y las informaciones más exactas las que prevalezcan por encima de todas las intoxicaciones basurales del sistema. Esto es más que una ilusión o una esperanza (los artículos de fe son materias de religión y aquí hablamos de un perspectivismo histórico), es la única vía de futuro que nos queda: o democracia consecuencia o retroceso histórico.
        De la revolución armada ni siquiera ha quedado una teoría a la que acudir. Los manuales de las guerrillas urbanas se quedaron en el desván o en el último rincón de las bibliotecas. Mucho más los de las guerrillas camperas. El problema del argumento a favor de ella no es realmente de orden práctico (a una técnica armada se le puede responder con otra si hay quienes les va este rollo y se arman o entrenan a conciencia), sino de orden conceptual. Las gentes armadas que se hicieran con el poder sacando por la fuerza y por las ejecuciones sumarios a quienes hasta este momento se hubieran destacado defendiéndolo caerían en la inmediata tentación de deshacerse también de las disidencias dentro del propio movimiento revolucionario. La historia proporciona casuística de estos fenómenos. Si bien técnica y militarmente es posible que una fuerza armada acabe con otra fuerza armada, a la insurgente le tocaría respetar el proceso abierto de poder social implicado en las decisiones de reorganizar la existencia económica de la nación. La revolución no termina con la victoria echando de las instituciones y del ejercito a quienes manden en los uno y en lo otro, sino que empezaría a partir de eso. Para quienes crean que hay o tiene que haber fuerza organizativa para esa violencia (una exageración alucinatoria en distintos grados) cabe preguntarles ¿por qué no emplearla para activar, dinamizar y dotar de contenidos los procesos asamblearios en los que discutir nuevas leyes para una nueva sociedad justa, igualitaria, solidaria y progresista?
        Estamos en un momento muy bonito en que las gentes ya no se plantean tanto hacer cortes de tráfico, de autopsitas o de estridencias en torno a palacios sino que reflexionan el tipo de país que quieren, con una banca nacionalizada lo más ética posible, con una transparencia de los manejos de las burocracias, con adhesiones a un proceso constituyente que esta por desencadenarse, con un recuestionamiento de la UE que tiende a una demanda de centralización o de gobierno con más poderes (véase los acuerdos entre Fr y D en el último encuentro de sus premiers).
        Comparativamente, tiene más valor la palabra democrática en la multitud de foros presenciales y digitales que van surgiendo que no los disparos de ningún francotirador cabezota que crea hacernos un favor a los movimientos sociales. Llegado el momento histórico de un proceso de liberación del capitalismo financiero, el ajuste de cuentas con la totalidad de individuos que nos victimizaron ya seguirá sus cauces legales correspondientes.
        Ningún ser humano puede cargar con la responsabilidad de quitarle la vida a otro por muy malvado que éste haya sido o muy irresponsable no queriendo darse cuenta o no aceptando que sus negocios fraudulentos han llevado a la miseria o a la mortandad muchos miles de personas.
        La tesis de la revolución pacífica comporta la revolución de la revolución, otra versión no trotskista de la revolución permanente, según la cual el nuevo y alternativo poder constituido no se separe del poder constituyente que lo estableciera. A diferencia del planteamiento restrictivo de la insurrección armada de la que se separará mucha gente no dispuesta a matar ni a que la mate una bala perdida, la revolución pacífica es multisectorial, de amplio espectro en la que cabe toda aquella persona que entienda la necesidad de la transformación radical de las estructuras y de los comportamientos.

        Me gusta

  5. Pingback: “Todo era una gran mentira” « Maestroviejo's Blog

  6. Paco Lorenzo dijo:

    El día 27 de noviembre tuve que ir de urgencias al médico y me descubrieron un desprendimiento de retina repentino pero no me podían operar hasta 3 semanas después ante esta situación el médico me dijo:”Pasee durante 30 minutos y luego vuelva”. A los 30 minutos regreso y me confirma que me puede operar ese mismo día a las 6 de la tarde y esa operación se “llamaba 1.500 euros”. No soy joven pero tampoco viejo y “pasé por el aro” y pagué porque era eso o perder un ojo y como consecuencia quizá el trabajo. Pero ¿y si no hubiera tenido el dinero?.

    Me gusta

  7. JesRICART dijo:

    La tesis enunciada de que la verdad nos iba a hacer libres tiene severeas fisuras. No es una tesis nueva ni caduca pero la verdad como determinante de la libertad está en discusión. La idea la rastreamos tanto en los prolegómenos del cristianismo como en los del comunismo sin menoscabo de otros frutos del pensamiento y lo cierto es que las verdades no paran de circular, pero no es menos cierto que lo que sigue siendo dominante mundialmente son las mentiras y son éstas las que consolidan el imperio de la ignorancia y hacen estragos en la sociedad. Las verdades pasan por la investigación de los datos y el análisis de sus correlaciones y de paso conectando actos (o fechorías) con sus responsabilidades (o cacos). Lo interesante de los datos es que son los que son, podriamos decir que son asépticos en si mismo, lo terrible es que su interpretación objetiva lleva a conclusiones rotundas: las verdades que nos toca tragar. La demostrada verdad de una sociedad como la europea burlada y estafada por la economia financiera (entiéndase especulativa y contraria a la economía real) cada vez está tomando mas crédito y solidez pero aun hay un alto porcentaje de la población que no termina de creérsela y prefiere pensar que lo que sale en los medios de (no)comunicación es lo creíble y que quienes somos críticos del sistema y de las operaciones de parcheo del ejecutivo gubernamental solo queremos chinchar. No tenemos mas que ir reuniendo datos de la realidad en la que el clasismo va en alza y la desesperanza con cuadros dramáticos se extiende de día en día. La verdad no es una prerrogativa en exclusiva de nadie aunque a quienes les deja mal parados prefieren optar por roles dedicados a la mentira. Si sabíamos que todo es teatro no deberíamos sorprendernos que un régimen politico fuera un escenario más de la teatralidad pública. La mentira no ha sido una invención de los poderosos, lo ha sido de la condición humana, aquellos han tenido y siguen teniendo mas medios para instrumentarla y generalizada. Las luchas presentes en todas las épocas históricas -y la actual no es una excepción- es la que se ha dado entre verdades y mentiras (que en algunas coyunturas del conocimiento se han expresado en conflictos entre ciencia y religión), entre saber e ignorancia.Pero la ignorancia (el imperiode la ignorancia) existe y se perpetua gracias a las falacias de las que se sigue haciendo eco la mayoría social. Eso explica que cuando de tarde en tarde un plutócratas es encausado no borra para nada su rictus facial perfectamente entrenado en la mejor escuela del cinismo, sabe que pase lo que pase, desde su poder, el poder del dinero, saldrá bien parado, incluso si es un inquilino carcelario una temporada.
    Todo es mentira efectivamente, y esa simple frase de tan solo tres palabras en Bernard Madoff resume la impotencia de toda una época y de las generaciones que concurrimos en ella. Puesto que todo es mentira ni siquiera merece la pena discutir con los muchos coprotagonismos que participan de ella: desde quien te detiene a quien te juzga a quien te maltrata o a quien te destruye. Como hipótesis nos queda el deseo que un día el balance sea otro: que sea una mayoría la que esté dispuesta a pelear por las verdades ocurra lo que ocurra y no tema a enfrentarse ni a los más poderosos ni a los más desposeídos que todavía se chupan el dedo creyendo en los otros.

    Me gusta

  8. Adelina dijo:

    Por casualidad empecé a leer este artículo, y, en un lugar tan distante a España, un pequeño punto en el mapa de América del sur llamado Paraguay, lugar al que otrora vinieran inmigrantes españoles, vascos, italianos etc, etc, etc. y cómo son las cosas… pareciera estar escuchando los idénticos clamores de los médicos paraguayos; y también ese terrible mensaje: la administración pública se volvió un gran botín para unos pocos y fuente del dolor y desesperanza de millones, y no hay solución o por lo menos la solución todavía no se inventó. Aquí en América conocemos muy bien de eso¡¡¡

    Me gusta

  9. John Connor dijo:

    y digo mas , os vais a tragar la deuda y mucho mas PRINGAOS

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s