Participaciones preferentes, el robo, el como y el por qué


Ajuste de cuentas 3

Es imposible, por mucho que uno se esfuerce, entender que los ahorros de toda una vida se puedan volatizar sin que una hecatombe emerja entre la paz y tranquilidad que se proyecta en el país. Cuando se trata de más de 17.000 millones en participaciones preferentes atrapados en ahorristas de estar por casa, no hace falta ser un lince para intuir que algo grave debe de ocurrir en las finanzas de estas instituciones financieras. Al igual que el hipotecado que lo último que deja por pagar son las cuotas mensuales de la hipoteca, para el banco el último recurso, para no hundirse, es echar mano a los depósitos de sus clientes. Pura lógica. Antes de empezar valdría la pena situar la mangancia en pesetas: algo así como tres billones (3 millones de millones). Para dar una idea la cifra ronda a la que el presidente Mariano Rajoy estima como recorte para salvar a España. Estamos hablando de una cantidad enorme, así y todo, referida a cifras estimadas como oficiales ya que la realidad parece ser algo distinta. La cifra de 4.800 millones de euros de la Caixa está más cerca de los 5.800 es decir de un billón de pesetas. Una vez cuantificado podemos entrar en la necesidad de explicar el robo, el como y el por qué.

El mal no viene de hoy, desde siempre, en mayor o menor grado, los balances contables de las instituciones financieras han estado alejados de la realidad. La transición y la necesidad de concurrir los partidos políticos a las elecciones reclamando el voto ha sido el caldo de cultivo de los favores de la banca a nuestros representantes cuando se trata de dinero. No tardaron los partidos políticos en quedar atrapados en el pote de miel de la financiación y la banca pudo campar a sus anchas. Los paraísos fiscales, las artimañas de toda índole llevaron a que sus cuentas, reflejadas en los balances contables, fueran una engañifa. El Banco de España, responsable del control de estas instituciones se convirtió en lobby defendiendo lo indefendible y participando en la corrupción del sistema. Insisto ver en la barra de este blog “Investiga que algo queda”. Toda vía quedaba Hacienda para destapar la mentira que reside en estos balances contables; vana ilusión. El terror de los contribuyentes de medio pelo es el único objetivo para recaudar tributos, los bancos pagan su bula y están exentos. Me permito un aparte, no tardaré mucho en ir sacando en este blog la corrupción, no se puede llamar de otra manera, que afecta a Hacienda. Un compendio que debe de salir a la luz, llevará la etiqueta “Hacienda no somos todos”.

Sigo con el asunto de las participaciones preferentes, trato de buscar soluciones a los miles de personas atrapadas y olvidarme si firmaron un documento u otro compromiso que nuestro avispado director le puso al alcance de su pluma. De lo que se trata es de poner de manifiesto que los bancos y cajas roban descaradamente amparándose en la confianza y la legislación vigente. Nuestro pobre director, digno de compasión por un sueldo y un cargo vendería a su madre, es el artífice, en primera línea, de engañar a los clientes. La Caixa, hoy por hoy, a pesar de que se ha destapado la caja de los truenos de las reclamaciones de los afectados por el producto pestilente, sigue exigiendo a los directores de oficina la busca y captura de incautos a los que engañar. Exige, dependiendo del volumen de la oficina, entre 4 y 10 contratos pestilentes al mes, siendo la media entre 5 y 7. Estamos hablando al día de hoy. Ante esta plaga y para encontrar una solución es preciso un diagnostico y así poder recetar una medicina, más todavía cuando es el “paciente” el que tiene que procurar por su sanación. Me he permitido este símil para reclamar la perentoria necesidad de que entre el colectivo de perjudicados debe de salir un grupúsculo de organización.

Vamos al meollo de la cuestión. Parece evidente que algo grave está sucediendo a las instituciones financieras para que en su enajenación se encaminen a echar mano de los depósitos de los clientes. Para explicar lo que necesito transmitir es necesario recurrir a la prudencia. Esto no priva que con conocimiento de causa se pueda decir con rigor y precisión ya que son palabras mayores al hablar de la solvencia de las instituciones financieras del país. En posteriores post entraré en el detalle pero ahora será suficiente con algo esquemático y que todo el mundo pueda seguir y comprender. Para simplificar he establecido tres estadios, y uno a uno veremos su evolución. Insisto que todo es muy simplificado con el objetivo de que los atrapados en las participaciones preferentes visualicen el como y el por qué. Empecemos con el esquema (1)

Hace unos años, antes de los años 90 los bancos y las cajas de ahorro financiaban los préstamos a sus clientes a través de los depósitos de otros clientes. Su capital más sus reservas estaban en consonancia con el volumen de actuación, los riesgos estaban minimizados al estar atomizados sus prestamos y otros activos. El balance contable estaba en equilibrio y sus beneficios siempre habían sido buenos para la banca.

(2) Llega a las cúpulas de bancos y cajas la obsesión por el crecimiento. La década de los 90 se imponen crecimientos de los beneficios de más del 30% sobre los del año anterior. En tres años doblan beneficios, es como ir al mar a recoger cubos de agua. Parece que no existe límite y la revalorización de las acciones de los bancos se infla, las cajas de ahorro multiplican sus oficinas y entran en una lucha por el territorio. Los depósitos de los clientes, a pesar que se incrementa sustancialmente, no son  suficientes para otorgar préstamos y se recurre, en teoría, a vender bonos y células hipotecarias, es decir, para engordar el crecimiento que va ligado a la carrera por el beneficio y este a los bonos o primas de sus dirigentes. Como enajenados se lanzan a tumba abierta a una cadena de otorgación de hipotecas y a la “venta” en el mercado financiero de estas hipotecas. He puesto “venta” entre comillas y más adelante daré explicación ya que ahí esta el quid de la cuestión. El capital de estas entidades ya no está de acuerdo con el volumen alcanzado. Se abandona la prudencia y se invierte en Bolsa, productos raros y además el Estado empieza a endeudarse motivo del todovabien y los bancos y cajas adquieren deuda del Estado. El engorde, con triquiñuelas de por medio, mantiene en equilibrio el balance contable.

(3) Llegamos a 2008 cuando entra en escena el cuento de la lechera, el castillo de naipes de la especulación financiera se viene abajo, los artífices del desaguisado creen que se detendrá en los platos ya rotos y no traspasara a la economía real. Se equivocan. Llega con fuerza, y lanzan una nueva proyección errónea: el aterrizaje será controlado. Se vuelven a equivocar. La economía real cae en picado. El cántaro esta en el suelo y la leche desparramada: consecuencia, el valor de las acciones en Bolsa baja, los préstamos y créditos a los clientes se tambalean muchos de ellos entran en mora –muchos más de los que dicen- la deuda del Estado, a pesar que puede rendir más su solvencia disminuye, y la montaña de hipotecas otorgadas a 20, 30, 40 años y algunas a más años para ajustar una cuota mensual asequible al hipotecado, se contamina con la morosidad en una situación con casi cinco millones de parados. Las células hipotecarias que han servido para financiar la fiesta tienen vencimientos de 2011, 2012, 2013 y poco más. El desfase es monumental, las hipotecas están financiadas a largo plazo y las células a corto. Todo ha salido mal, la codicia ha sido una mala compañera.

La morosidad y la pérdida de valor de las acciones, que ya se arrastra desde cuando comenzó la crisis, lastra los beneficios y pellizca las reservas. Así y todo ser alardea de buena gestión y mantienen beneficios para mostrar buena cara. El capital no es suficiente como para contener el volumen que se ha llegado a alcanzar. Bancos enormes, su capital social es tan solo el 2 o 3% por lo que necesitan urgentemente recapitalizarse. Las cajas de ahorros no podían ampliar capital ya que su estructura no está contenida en acciones. De ahí su urgente conversión. Como las cajas de ahorros al no poder recapitalizarse recurrieron a lo que tenían más a mano: los depósitos de los clientes a plazo fijo y a través del engaño convirtieron depósitos en participaciones preferentes que constan como capital. Hasta parece lógico que este producto pestilente forme parte del capital si el cliente nunca más lo va a volver a ver. Es una apropiación a través del engaño y si es tan buen producto (el pagar intereses sin retornar el principal) ¿Cómo es que no lo ofrecen entre la clientela? Dicho a la pata llana se trata de “sálvese quien pueda”. Caixa Catalunya se lanzó en una acción desesperada en atracarse de participaciones preferentes antes de ser intervenida. Aguanta el tipo con el dinero público. Quería llegar hasta aquí para transmitir a los atrapados en este cepo de la insolvencia disimulada el porque están ahí. Para contraatacar no es suficiente el “se me han quedado con mi dinero”. Hace falta una información más amplia.

La banca y las cajas de ahorro tratan de paliar la situación a través de las dos acciones posibles: vender todos los activos posibles, sobre todo la gran cantidad de ladrillo que acumulan en dación en pago pero se topan con la incongruencia: si bajan el precio podrían desprenderse del producto en tochos, pero, y este si es un pero que les condiciona, entrarían en quiebra directa. Por lo tanto a disimular toca. La otra opción es un lucha por captar dinero del público en general con que incrementar los depósitos, no hay alegría y por lo tanto no hay respuesta significativa. No hay otras opciones y se está en el linde de la suspensión de pagos y con un horizonte de quiebra.

Para no atragantar el asunto en un próximo post, de inmediato, acabaré de rematar el asunto. De momento ya sabes que estos desalmados, que incluso se vanaglorian de su obra social, se han quedado con tu dinero teatralizando una insolvencia disimulada en un sálvese quien pueda. Como he dicho habrá más, ampliaré el foco y podrás percatarte con tu propia reflexión el por qué España se precipita hacia el abismo.

Este post enlaza con uno anterior con título Como romper con el “corralito” de las participaciones preferentes de las cajas.

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Acerca de ataquealpoder

Periodista y escritor.
Esta entrada fue publicada en Participaciones preferentes, Uncategorized y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Participaciones preferentes, el robo, el como y el por qué

  1. Pingback: Yo no me trago la deuda. « conocimiento y libre albedrío

  2. Pingback: Entrevista en El Vórtice Radio 20 septiembre 2013 | Ataque al poder

  3. Pingback: Se confirma en secreto la estafa de 30.000 millones de euros en las preferentes | Ataque al poder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s